lunes, 22 de junio de 2015

Cannoli Siciliani - Blogirls 2.0 Magazine


¡Ya llegó el Verano! y con el nuevo número de la revista Blogirls 2.0 Magazine, que viene cargado de artículos de lo más veraniegos.¡No te la pierdas! nosotros participamos con la receta que hoy te compartimos. Hazte una taza de té bien fresquito, ponte cómod@ y a disfrutar de una buena lectura. Puedes encontrar esté número de la revista aquí !

Los cannoli son un delicioso dulce siciliano, catalogado como producto PAT (producto agroalimentario tradicional) cuyo nombre procede de la planta de caña (canna, en italiano), donde según la tradición se enrollaba la masa a modo de cilindro durante la preparación. Este dulce muestra la esencia de Sicilia, maravillosa isla italiana que al encontrarse situada en el centro del Mediterráneo, en la antigüedad, fue ha colonizada por muchas culturas diferentes (árabes, griegos, romanos…), dejando todas ellas una marcada influencia en la gastronomía, una fusión de culturas que caracteriza a la isla. Uno de los dulces más emblemáticos de la tradición siciliana son los Cannoli, los cuales se dice que nacieron en tiempos de la Sicilia árabe, es decir, entre los años 827 y el 1091 en un Harem, de manos de una de las mujeres favoritas del Sultán, en la ciudad de Caltanissetta (del árabe, Qualt An-nisa, “Castillo de las bellas mujeres”, hoy en día Castillo de la Pietrarossa). La idea era perfecta, pues mezclaba la ricotta fresca local y la caña de azúcar, una novedad gastronómica importada por los propios árabes.


Aunque cabe destacar, que ya en época romana existían dulces muy similares a los cannoli. El duque Alberto Denti de Pirajno, en su libro “Sicilianos a la mesa”, comenta que ya Cicerón había descrito a los que podían ser los antepasados de los cannoli, cuando entre el año 76 y el 75 a.C vivió en Sicilia, ejerciendo como comisario en la ciudad de Lilybeo, hoy en día llamada Marsala (del árabe, Marsà Allam, “puerto de Alá”. En el libro cita “Tubos farinarius dulcisimo edulio ex lacte farto” es decir, dulcísimo tubo harinoso relleno de leche.  Parece que Cicerón estuviera hablando de los cannoli ¿no os parece?


Receta: (necesitaremos tubos cilíndricos de acero o madera)

Para la masa: 160 g. de harina; 1 huevo; 10g. de azúcar; una pizca de sal; 30 g. de manteca o mantequilla; 1 vaso de vino Marsala (cuanto basta, añadir poco a poco), aceite de oliva
Para el relleno: 450 g. de Ricotta; 200 g. de azúcar glas; Vainilla.
Sabores opcionales: Pistachos, fruta escarchada, chocolate, guindas, etc. Azúcar glas para espolvorear.

Preparación:

1- Hacemos un volcán de harina, donde introduciremos todos los ingredientes de la masa. Amasamos bien, hasta obtener una pasta homogénea algo más dura que la masa de un pan.



Dejamos reposar una hora aproximadamente, para después estirarla con un rodillo, hasta obtener una masa fina, que cortaremos en forma de pequeños rombos de unos 10 cm (dependiendo del tamaño de nuestros moldes cilíndricos) y enrollaremos alrededor del tubo. Asegúrate de cerrar bien la punta del rombo haciendo presión,  incluso es recomendable sellarlo con clara de huevo o agua para evitar que se nos desmolden al freírlos.


Freiremos sumergiendo los tubos en aceite bien caliente, hasta que la masa esté dorada. Seguidamente dejaremos enfriar bien antes de desmoldar el cannolo.


2- Preparar el relleno de ricotta es muy sencillo, lo más importante es secar la ricotta bien, para ello la pondremos sobre un colador, tapada con una servilletas o paño de hilo, y le pondremos algo de peso encima para hacer presión (una lata de conservas, por ejemplo). Este paso lo haremos unas horas antes o incluso la noche anterior.
Una vez seca nuestra ricotta, la pasaremos a un bowl y mezclaremos delicadamente con el azúcar glas tamizada y la vainilla. No es recomendable batir la mezcla, simplemente mezclar con una cuchara de madera. Para que la crema tenga una textura más fina opcionalmente la pasaremos a través de un colador. Este sería el relleno clásico, a partir del cual podremos añadir cualquier sabor, siendo los más comunes, pistacho, fruta escarchada, o chocolate.  



3- Con ayuda de una manga pastelera, rellenaremos los cannoli. 



 Para evitar que no se ablande la masa, los rellenaremos poco antes de consumir. Una vez rellenos, decoramos al gusto, espolvoreamos con azúcar glas y ¡a disfrutar!



Image and video hosting by TinyPic

8 comentarios:

  1. ¡Se me echa el tiempo encima para comprar los cilindros! Pero de esta semana no pasa. ¡Qué pinta tan fabulosa tienen estos Cannolli, chicos! Gracias por compartirlos y felicidades por tan bonitas fotografías y por la revista.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja Anamari! gracias! me alegro que te guste la receta , ya me contarás cuando la hagas qué tal, y qué le pareció a los tuyos, seguro que arrasas :D ¡Muchísimas gracias!

      Eliminar
  2. Nunca he probado este dulce siciliano pero después de ver la receta y vuestras fotos, me ha entrado unas ganas terribles de probarlos. A ver si me hago con unos canutillos y los pruebo. Un beso a los dos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte! me alegro que te guste y hacértelos conocer! Son muy sencillos, espero que te gusten si un día puedes probarlos,...cuidado que enganchan! ;) Besos

      Eliminar
  3. Vaya pinta, chicos! No he probado nunca los cannoli y se me está haciendo la boca agua!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva! Gracias por pasarte ;) tienes que probarlos, no te arrepentirás! Un beso!

      Eliminar
  4. Yo tampoco he probado nunca este dulce pero he oído hablar maravillas sobre él, así que tendré que probarlo, sin duda. Con vuestra receta, fotos y explicaciones, me parece que no tardaré en hacerlos. Un beso pareja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura! muchas gracias por pasarte! nos alegramos mucho que te apetezca probarlos, seguro que no te arrepentirás! esperamos que te gusten. Un beso y Gracias!

      Eliminar