martes, 10 de marzo de 2015

Tarta de nueces Engadina




Hoy te traemos la receta de una delicioso dulce suizo: la tarta Engadina. Una tarta a base de nueces que te trasladará a los Alpes al primer bocado! La mezcla de la masa quebrada crujiente con el relleno de los frutos secos y una crema de caramelo, la hacen una tarta realmente adictiva! Además es muy sencilla de preparar y dura muchísimo! Con "durar" nos referimos al tiempo de conservación, porque lo que en realidad te va a durar es ...más bien poco, te la quitarán de las manos!



La tarta Engadina es un dulce típico de Suiza, concretamente de la región del Valle de Engadina, en el cantón de los Grisones. Engadina, en la lengua local del cantón (el romanche) literalmente significa "Jardín del Inn" ( río Eno o Inn, en alemán), en honor al río que recorre esta zona.

Sankt Moritz, es la ciudad más famosa de Engadina, una de las capitales europeas del esquí. Es una zona preciosa de Suiza. Si tienes ocasión, te recomendamos viajar en el "trenino rosso" ( pequeño trencito rojo del Bernina o Bernina Express), hoy en día patrimonio mundial Unesco. A nosotros nos encanta, siempre que podemos nos vamos de excursión en el mítico trenecito del Bernina, por los preciosos valles a medio camino entre Suiza e Italia, de hecho fue en una de estas excursiones donde probamos por primera vez esta deliciosa tarta. Nos conquistó y esa vez volvimos a casa con unas cuantas tartas engadina bajo el brazo!

Bernina Express o "trenino rosso" ( imagen encontrada en Pinterest)

La belleza de la zona ha fascinado a numerosos artistas, entre los cuales para nosotros destaca el pintor Giovanni Segantini, uno de los grandes pintores europeos del siglo XIX, el cual a pesar de ser italiano, su obsesión por los Alpes lo llevó a trasladarse a Engadina, donde murió tragicamente a edad temprana, mientras intentaba pintar una de las maravillosas montañas de este valle. Si te interesa su arte, una de las obras más famosas de Segantini "tríptico de los Alpes" , se encuentra expuesta en el Segantini Museum de St. Moritz, junto a la mayor colección del pintor italiano. 

Pero bueno, dejando a un lado los pinceles ¡qué nos vamos por las ramas! y volviendo a la tarta de hoy, la engadina o "tuorta de nush engiadinaisa" como viene llamada en romanche, es una deliciosa tarta a base de nueces y caramelo. Se trata de una antigua receta, cuya primera versión probablemente sea un dulce con bastante más mantequilla, que se conocía con el nombre de "fuatscha grassa". 




Entre el siglo XV y el XIX, los pasteleros de Engadina eran muy renombrados fuera de sus fronteras, lo que llevó a que algunos emigraran a diferentes partes de Europa, como Venecia o Tolosa, entre otras. En una de estas migraciones, la "fuatscha grassa" se encontró con las nueces y se llenó de ellas! Decimos esto porque el rígido clima de Engadina no era propicio para que crecieran nueces, así que en un principio, el dulce carecía de ellas. 

Se trata de un dulce perfecto, pues podemos hacerlo con mucha antelación, ya que su conservación es bastante larga. La primera tarta Engadina propiamente dicha, fue elaborada por Fausto Pult en 1926 en la localidad de Samedan, justo debajo del punto más alto del cantón: la montaña Bernina ( que da nombre al trenecito rojo). Fue en 1934 cuando el pastelero Fausto Pult presentó por primera vez la tarta de nueces engadinesa en la Feria de Basilea, momento en el cual la tarta comienza a ser popular, hasta el día de hoy, donde puede llegar a ser un buen souvenir para turistas.

Hoy os traemos la receta que te trasladará a los Alpes! 



Receta: 

Ingredientes: (Para un molde de unos 22-24 cm)

Para la masa quebrada:

- 275 g. de harina
- 175 g. de mantequilla ( fría)
- 75 g. de azúcar
- 1 huevo
- una pizca de sal (1/4 tsp)

Para el relleno: 

-150 g. de azúcar
- 4 cucharas soperas de agua
- 130 g. de nueces 
- 25 g. de almendras en láminas
- 200 ml. de nata
- 1 cuchara de miel



Preparación: 

1- Empezamos preparando la masa quebrada, ¡no puede ser más fácil! solamente tienes que poner todos los ingredientes juntos en un bowl y batir ( a mano o a máquina como los mejores detergentes jeje ). Asegúrate de que la mantequilla esté fría y córtala en trocitos para que sea más fácil integrarla. Si ves que te queda muy arenosa la masa y cuesta que quede homogénea, tan sólo tienes que añadir un par de cucharillas de agua y como por arte de magia tendrás una masa quebrada perfecta. Haz una bolita, tápala con papel film y métela en la nevera mientras hacemos el relleno.

2- Ahora vamos con el relleno:  en un caldero introducimos el agua y el azúcar, a fuego lento y sin remover hasta que llegue a ebullición, entonces bajamos el juego hasta que tome un color dorado o marrón claro, llegados a este punto lo retiramos del fuego. 

3- Introducimos las nueces troceadas, las almendras, añadimos también la nata y volvemos a colocar la mezcla al fuego. En unos pocos minutos tendremos una mezcla líquida que olerá a gloria! Añadimos entonces la miel, removemos y reservamos. Dejamos enfriar nuestro relleno.

4- Preparamos el molde de nuestra torta. Para ello engrasamos un molde, preferiblemente metálico. Extendemos la masa quebrada con ayuda de un rodillo  ( un poco más de la mitad de nuestra bola de masa, pues dejaremos también para la cobertura de la torta), dejándola de un grosor de unos 2 cm. y cubrimos la base y los bordes del molde. Introducimos el relleno ( no caliente), alisamos la superficie para que quede más o menos nivelada y cubrimos con la masa quebrada restante. Para cerrar los bordes, nos ayudaremos de un tenedor, para así dar al borde característico de esta tarta. Finalmente, pincharemos toda la superficie, para que la masa no se rompa.

5- Introducimos en horno precalentado a 180 ºC durante unos 55 minutos aproximadamente. Enfriar en una rejilla y...a comer!!!



Esta torta se conserva mucho tiempo, puede estar perfectamente dos semanas en la nevera envuelta en papel film. 




 Buon appetito!

Image and video hosting by TinyPic

12 comentarios:

  1. ¡Madre mía! Ha sido leer el primer párrafo (masa quebrada, nueces, crema de caramelo, ummmmm!) y ya se me hace la boca agua. ¡Con lo que disfruto yo probando recetas de otros países! Esta no la conocía. Gracias por compartirla. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verónica! gracias! ya nos contarás si la pruebas! rápida de hacer e ideal para tener algo dulce sin tener que prepararlo el día antes, para invitados o una merienda, estupendo! Nos encanta a nosotros también cruzar fronteras! como dice canal cocina ..." la comida nos une" jajajaja! un beso

      Eliminar
  2. Angie! que pasada, me quiero comer hasta la mantelería!!! que mal Dios!!! jajaja Muy bonitas las fotos y apetitosas :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lorena gracias! No sabes lo que nos alegramos de que te guste ;) venga va, prepara un té ( o un chocolate que va mejor para recrear el momento Suiza jajaja), que nosotros ponemos la tarta ! Besos

      Eliminar
  3. Tiene que estar riquísima, Angie! Me ha encantado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eva! me alegro muchísimo que te gustase! es muy sencilla de hacer, y podemos hacerla con mucho tiempo de antelación, así que va genial para adelantar " trabajo" cuando tenemos invitados o para tener algo dulce en casa para cualquier momento, que eso también viene bien jeje...aunque nosotros no conseguimos hacerla durar mucho jejeje. Un beso!!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias Olga ! nos alegramos que te guste ;) Muchas gracias por pasarte.

      Eliminar
  5. Q pintaza!!!! Un sitio precioso y unas fotos q dicen Comeme!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainhoa! Gracias! el sitio es precioso la verdad, y ver las vistas comiendose un trocito de esta tarta no tiene precio! un besote y gracias por pasarte!

      Eliminar
  6. ¡Madre mía, Angie/Tom! Esto tiene que ser pecado, ¿no? Tiene una pinta estupenda, seguro que está deliciosa :O Se ha ido directa a mi tablero Pinterest de cosas que tengo que probar.

    ResponderEliminar
  7. Hola, lleva levadura?

    ResponderEliminar